Correr entre coches: afición y riesgo

Pamplona, 8 de noviembre de 2019

Autor: Rafa Mayorga

Cargo: Responsable de la Promoción de la Salud en el Trabajo en Mutua Navarra

Encontrarnos con personas que salen a correr se ha convertido en una práctica muy habitual de nuestro paisaje, tanto en entornos urbanos (por aceras y calzadas), así como por carreteras o campo a través. Correr de forma solitaria, en pequeños grupos o participar en grandes certámenes con afluencia multitudinaria. ¡Cuánto peatón junto!

Sin embargo, ¿sabías que cada año hay más de 14.000 atropellos de peatones en España? Además, uno de cada cinco fallecidos en accidente de tráfico es peatón.

¿Somos conscientes de que el “corredor” es el peatón con más riesgo que existe? ¿Se mueve deprisa y a menudo con síntomas de fatiga y cansancio?

Si practicas este deporte, ¿te encuentras entre los “runners” que, habitualmente, corren por la calzada a medio metro de los coches para evitar que tus articulaciones sufran más si lo haces por la acera? ¿Eres, además, de los conductores que piensa que un corredor es como los demás peatones y no hay que tomar precauciones especiales con ellos en pasos de cebra o salidas de garajes?

Tomemos nota: 351 peatones fallecieron en nuestro país por accidente de tráfico durante 2017 en la red viaria, el 70,6% en calzadas urbanas (248 casos), y un 29,4% en carreteras interurbanas (103 casos), datos que se vienen incrementando estos últimos años. Destacar que la incidencia es mayor en hombres (61%), que en mujeres (39%). A estos datos se suman los 1940 heridos hospitalizados y más de 12.000 personas heridas que no requirieron hospitalización.

Las zonas urbanas registran la mayor parte de los atropellos de peatones, así como el 68% de los fallecimientos. En las vías interurbanas se producen menos víctimas porque hay menos accidentes de este tipo, aunque, en general, son más graves. El índice de mortalidad es siete veces mayor.

Ante los atropellos, todos somos responsables. Según los más recientes estudios, en casi 4 de cada 5 atropellos el conductor se considera responsable o parcialmente responsable del siniestro. El peatón, por su parte, se considera responsable en casi uno de cada tres atropellos.

Las causalidades, que no casualidades… de los atropellos de peatones se encuentran en:

— Infracciones de algunos corredores y conductores a los que cuesta convivir en la red viaria.

— Distracciones mientras se conduce o se corre. En el caso del corredor derivadas, por ejemplo, del uso de móvil o “gadgets” para escuchar música mientras corre, o simplemente por falta de atención.

— Velocidad inadecuada de los vehículos…. O que el corredor no detiene la carrera al llegar a un paso de peatones o a una salida de un garaje.

— Inexperiencia al volante… y del corredor mientras descubre nuevas calles para su recorrido.

— Cansancio al correr si no se mide bien las fuerzas disponibles y restantes.

Si corres entre coches, hazlo seguro

Correr es un hábito saludable si se realiza de forma prudente y acorde a las capacidades de cada persona; que no lo deje de serlo.

Sin embargo, el corredor es un peatón de más riesgo porque se mueve deprisa muy cerca de los vehículos y, en ocasiones, acumula cansancio y hasta fatiga, factores que pueden mermar su percepción del entorno y sus reflejos.

¿Se corre mejor por la calzada? ¿Sufren menos las articulaciones? Error. Eres un peatón y tienes que ir por la acera. Por tu seguridad, por la de todos, y respetando al resto de peatones.

¿Corres por el arcén de la carretera? ¡Hazlo siempre por la izquierda, de frente a la circulación! Si corres por la acera, ten cuidado con los pasos de vehículos en garajes. Los vehículos que salen de los garajes suelen anticipar el posible paso de peatones –o deben hacerlo-, pero no de aquellos que pasan corriendo. ¡Prevé estas situaciones y evita darte de bruces contra el morro de estos vehículos!

Más situaciones de conflicto en las intersecciones…. ¿Por qué esos sustos tremendos que se llevan algunos conductores cuando nos aproximamos corriendo a los pasos de peatones? Dejémonos ver con claridad, démosles tiempo para que lo hagan. 

Hablando de ver y ser vistos… ¡Usa prendas reflectantes! Esta recomendación es especialmente importante si corres a horas de escasa luz natural o con malas condiciones climatológicas.

¿Llueve? ¿Está mojado el suelo? ¿Hay hojas o esa “grasilla” posterior a la llovizna? ¡Precaución!, sobre todo en el paso de peatones e intersecciones. Recuerda que has salido a correr, no a patinar.

¿Corres con música en tu “smartphone”? ¡Y serás capaz de atravesar la calzada con los auriculares puestos! Porque, tú no eres de los que pone un “guasap” mientras corre y cruza un paso de peatones ¿verdad? ¡Mucho cuidado con las distracciones!

¡En las intersecciones, siempre alerta! El botón de los semáforos y su hombrecito de rojo es igual para todos los peatones. También para ti, que vas corriendo. Pulsa ese botón. Y espera como los demás, en el mismo sitio. No vale pasar entre dos coches aparcados por delante o por detrás del paso de peatones. ¡Te la juegas!

Las gafas son para ver. Por muy sofisticado de su diseño. Son para que veas tú, no para que te las vean. Úsalas en verano o con mucha luz solar. No lo hagas en invierno y/o con poca luz…. nunca de noche. Se llevan mal con las intersecciones donde debes anticipar la presencia de coches.

¡Siempre atento, siempre alerta! Al cruzar, mira dos veces…. no hay una segunda oportunidad. Y los estudios dicen que necesitamos al menos dos segundos (¿qué son dos segundos en tu mejor marca personal?), para procesar adecuadamente la información del entorno,… incluidos coches.

¡Cuidado con la “pájaras” de atención en los últimos minutos! Sea porque vamos cansados, sea porque ya estamos llegando al final del “entreno”, podemos relajarnos y sufrir un fatal accidente. ¡No bajes la guardia!

Según el documento “Correr entre coches. Guía para el “runner peatón” y el automovilista responsable”, no todos los corredores se consideran peatones (sólo el 82%), y son demasiados los que no cumplen, no ya con los básicos principios de prudencia, sino, ni siquiera, con las normas de circulación vigentes. Así, un 12% no cree peligroso correr escuchando música con unos auriculares; sólo el 48% de los corredores anticipa la llegada a una intersección y modera su velocidad para no parar en seco; el 72% usa prendas reflectantes a conciencia; el 78% respeta siempre los semáforos… aunque no pasen coches; el 72% corre por el arcén de la izquierda en una vía de doble sentido. Además, el 98% de los corredores considera vital que los coches circulen a la velocidad adecuada para garantizar su seguridad en las intersecciones. ¡Por tu salud!

Fuente:

  1. Correr entre coches. Guía para el “runner patón” y el automovilista responsable. Edición 2019. http://www.carreradeltaller.com/p/guia-para-el-runner-peaton-y-el.html

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *